viernes, 24 de junio de 2016

REFLEXIONES DE UN VOTANTE

¿Que yo decido? Si sois vosotros
 los que no os ponéis de acuerdo
De nuevo nos ponen ante la urna para decir que pensamos. Nos invitan a votarles cuando, al menos a mí, lo que más me apetece es botarles (la b no es falta ortográfica, está puesta con toda la intención de su significado así escrita).

Nuevo bombardeo de propaganda electoral, debates, mítines, etc. Me sobra todo eso tras haber visto quien es cada cual tras tanta reunión y explicaciones después del pasado 20 de diciembre. 

Este artículo es continuación del que publiqué hace unos días, titulado ¿A QUIÉNES Y PARA QUÉ ENTREGAMOS ESPAÑA.
Puedes verlo pinchando aquí:
http://lavidadesdemimontura.blogspot.com.es/2016/06/a-quienes-y-para-que-entregamos-espana.html#.V2gePLiLTIU

Ante la situación que atravesamos, que consideraba como excepcional en ese anterior artículo, me he permitido escribir lo que diversas personas pueden estar elucubrando antes de dirigirse a la urna del colegio electoral.

Una posible reacción es no acercarse a la urna o depositar en ella un voto en blanco. No significan lo mismo pero, siendo legítimas, coinciden en una circunstancia como es dejar en manos de los demás lo que se está decidiendo. En este caso, para mí, te quedas sin derecho a ningún tipo de comentario, crítica o pataleo. Estás al margen de lo que resulte, te guste o no. 

Paso al hecho del votante que va a decidirse por alguno de los partidos que presentan candidatos. Como premisa fundamental quiero citar mi aceptación de que el voto es libre y secreto. Por esto lo que viene a continuación son comentarios basados en algunas ideas que me rondan la cabeza. 

Pueden existir personas cuya intención de voto se incline por esos pequeños partidos, dicho con todo  respeto, que no tienen ninguna posibilidad de sacar un diputado. Están en su derecho y yo, en otras circunstancias, tal vez hubiera hecho algo así. En estos momentos de la película electoral me parece más práctico no seguir ese camino. Entonces ¿qué pienso? pues, si le interesa, siga leyendo un poco más.

A la vista está que la tortilla parlamentaria se la van a repartir cuatro partidos aunque quede alguna migaja quedará para otros pocos. El votante puede elegir lo que quiera, faltaría más, pero en medio de este atasco para formar gobierno no sería malo que se valorara la posibilidad de inclinarse por los "grandes".

No esperen que yo señale a quién votar, nunca estuve afiliado a ellos ni a otros partidos y espero no estarlo nunca. Todo dependerá de la forma de pensar de cada cual. Si usted es de derechas o izquierdas, términos que no me gustaron nunca, piense en la opción sensata dentro de su forma de pensar. Tampoco creo que sea momento de ideologías o cristianismos a ultranza....pero ustedes sabrán.

Yo, sí yo, voy a pensar en lo mejor para España como nación, para el pueblo que la habita, para mis hijos y nietos, buscando a los que mejor pueden gestionar nuestros intereses. Oiga, bastante me cuesta ir a votar para hacer una chorrada más en mi vida. 

Alejandro












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí: